Cubanos protestan en el Vaticano por la libertad de Cuba

Cientos de cubanos residentes en Italia y otros países europeos protestaron en el Vaticano este domingo en reclamo al papa Francisco por la libertad en de Cuba.

UniVista TV Web

Cientos de cubanos residentes en Italia y otros países europeos protestaron en el Vaticano este domingo en reclamo al papa Francisco por la libertad en de Cuba.

Convocados por el presentador e influencer cubano Alex Otaola, muchos llegaron vestidos de blanco y cubiertos con la bandera nacional, y en varios momentos levantaron sus manos para hacer una señal de libertad con sus dedos.

Entre los carteles que portaban se leían frases como «Misericordia por el pueblo cubano» y «Patria y vida». También llevaron imágenes de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba.

Varias denuncias de los participantes, influencers y periodistas, publicadas en las redes dejaron en evidencia que los cubanos permanecieron cercados por fuerzas policiales que intentaban impedir la entrada a la plaza San Pedro.

Poco después se informó de que las autoridades de la sede central de la Iglesia Católica Romana permitieron que solo 50 de los manifestantes cubanos podían entrar a la plaza vaticana.

«El Papa es cómplice de la dictadura comunista. Ve al pueblo cubano sufriendo, muriendo de hambre por causa del comunismo. Hace 62 años que el pueblo cubano vive en prisión (…) y este hombre [el Papa] no dice nada por los presos de Cuba, por los presos políticos de nuestro país, no dice nada, es un sinvergüenza como los dictadores», dijo durante la manifestación una cubana.

En redes sociales también lanzaron un código QR que fue compartido con las etiquetas #vaticano, #elcambioesya, #soscuba, #patriayvida, y que contenía un mensaje donde se mencionaba «los abusos sistemáticos de los derechos humanos contra el pueblo cubano», y «el encarcelamiento arbitrario y juicios injustos» que se viven en la Isla. Varios videos mostrando la represión del régimen contra las protestas del 11 de julio pasado fueron incluidos para apoyar la denuncia.

Otaola había adelantado que la policía les informó que sí podían entrar a la plaza de San Pedro. Aclaró que las manifestaciones dentro del Vaticano son prohibidas, por lo que sugirió a sus seguidores: «Nosotros nos vamos a encontrar allí como peregrinos, como religiosos, como personas de fe, como personas que vienen abogando por los necesitados, que vienen abogando por las personas que son oprimidas».

También afirmó que la razón por la que iba a asistir era para que Francisco tenga «una postura frente a la dictadura cubana». «El Papa tiene que hablar, tiene que manifestarse y como jefe de un Estado tiene que tomar una postura ante el sufrimiento, ante la represión, ante la calamidad, el miedo, el acoso que está sufriendo el pueblo cubano».

Según un participante, la Ciudad del Vaticano impuso ciertas condiciones como “sin consignas ni carteles, sin banderas y solo cincuenta personas pueden entrar”.

Declamando la emblemática estrofa de los versos “Mi bandera”, de Bonifacio Byrne, los presentes respondieron con rezos de Ave Marías y Padres Nuestros, mientras algunos se arrodillaban o se acostaban en el pavimento, en señal de paz.

El domingo siguiente al 11 de julio Francisco dijo estar «cerca del querido pueblo cubano en estos momentos difíciles, especialmente de las familias que más sufren. Rezo al Señor para que lo ayude a construir en paz, diálogo y solidaridad una sociedad cada vez más justa y fraterna» tras rezar el Ángelus.

«Exhorto a todos los cubanos a encomendarse a la protección materna de la Virgen María de la Caridad del Cobre. Ella los acompañará en este camino», añadió entonces.

Con información de CubaCute.

Más de UniVista TV Web

(Visited 1 times, 2 visits today)

Tambien podría estar interesado en

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *