Sacerdote católico cubano: «No somos felices con lo que hemos construido»

El sacerdote católico Alberto Reyes Pías lamentó que «no somos felices aquí» en una reflexión en la que habló sobre el hastío que ve en cada espacio de la sociedad de la Isla.

UniVista TV WEB

Desde la Iglesia Católica «me enseñaron a abrazar la vida, a disfrutar, a no quedarme atrapado en los disgustos de los fracasos o las dificultades. Me grabaron a fuego que la felicidad está más en el modo de enfrentar la vida que en las circunstancias. Pero no me dijeron, tal vez con toda intención, que las circunstancias tienen un peso específico, y que cuando la adversidad se hace continua, el alma se cansa», señaló el sacerdote al inicio de su escrito.

Nunca me hablaron de cuán terribles pueden ser los asedios del desánimo, de la decepción, de la impotencia, del hastío. Nunca me dijeron que el alma podía secarse. Y no puedo dejar de pensar que, como pueblo, nos estamos secando», dijo el sacerdote.

Sacerdote católico cubano

«No veo a mi pueblo feliz. Por el contrario, lo veo agobiado, arrojado a una existencia que es continuamente hostil. La lista es interminable: alimento, vestido, transporte, asistencia médica, economía personal, incluso el descanso. Las familias emigran, los amigos emigran, la vejez se vuelve insegura y precaria, los sueños caducan. Es un pueblo sin derecho a la comodidad, al disfrute, ni siquiera a la belleza… Y es un pueblo que se debate cada vez más entre la búsqueda de la libertad y el miedo, entre un ‘¡Basta ya!’ que le rompe el pecho y una autocensura tan inexplicable como cierta», consideró.

«No veo a mis curas y monjas felices. Por más que intentamos ayudar, escuchar, consolar… no damos abasto, nunca. Pero también vivimos la tristeza de un pueblo sin espacios para cultivar su fe. No es tan fácil encontrar tiempos para Dios cuando los hijos tienen hambre y el dinero, definitivamente, no alcanza», añadió.

El sacerdote de la Arquidiócesis de Camagüey, una de las voces más solidarias con la sociedad civil independiente dentro de la Iglesia Católica, tampoco ve felices a los servidores sociales: «ni a los de la empresa eléctrica, ni a los médicos, ni a la bodeguera… Hacen lo que pueden, sirven hasta donde pueden, pero ellos también tienen sus batallas y un pan que buscar para llevar a la mesa».

Más de UniVista TV WEB:

(Visited 1 times, 1 visits today)

Tambien podría estar interesado en

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.