El Plan de Rescate de la Deuda Estudiantil de Biden abandona a los padres trabajadores, a los estudiantes y a los estadounidenses

El miércoles pasado Biden dio la espalda a los trabajadores estadounidenses, insultó su arduo trabajo y les dijo que comieran pastel.

UniVista Tv WEB / Por Ronna McDaniel

Anunció planes para cancelar hasta $10,000 de deuda estudiantil por prestatario, una medida querescatará a los más ricos; empeorará la inflación y llenará los bolsillos de los Demócratas y su personal, todo a expensas de la clase trabajadora estadounidense.

Este ha sido un sueño de los Demócratas elitistas desde hace ya algún tiempo. No es una coincidencia que casi dos tercios de toda la deuda estudiantil sea del 40 por ciento de los hogares con ingresos superiores. Pero en este momento huelen mal las posturas políticas encaminadas a lo que será una temporada extremadamente difícil para los Demócratas en el Congreso.

Los Demócratas han hecho un trabajo tan deplorable durante el último año y medio que ahora, según Gallup: el “sufrimiento” estadounidense está en su punto más alto desde 2008.

La verdad es que cancelar la deuda estudiantil

La verdad es que cancelar la deuda estudiantil es un insulto para muchos; incluidos los estadounidenses que no fueron a la universidad para evitar deudas, o que trabajaron en varios empleos para concluir sus estudios universitarios. También es una bofetada para los innumerables padres que hicieron enormes sacrificios para llevar a sus hijos a la universidad.

Las implicaciones económicas del rescate de Biden son atroces. Simplemente extender la pausa en los pagos de préstamos estudiantiles hasta fin de año costaríaa los contribuyentes $20 billones adicionales y empeorará la inflación.

Pero el plan de Biden para cancelar $10,000 en deuda estudiantil por persona aumenta este costo a $526 billones solo en 2022; según el modelo de presupuesto de Penn Wharton.

Además, con la inflación en su nivel más alto en cuarenta años, los expertos advierten que aumentaría inmediatamente la inflación y “crearía una presión inflacionaria adicional con el tiempo.”

¿Pueden los estadounidenses, que ya tienen dificultades para llegar a fin de mes en la economía fallida de Biden, realmente permitirse eso?

Incluso los expertos liberales, los mismos que advirtieron el año pasado que el “estímulo” de 1,9 trillones de dólares de los Demócratas, impulsaría la inflación. Ellos advierten que cancelar la deuda estudiantil es una mala práctica económica.

El exasesor económico de Obama y Clinton, Larry Summers, dijo: cancelar la deuda estudiantil es altamente problemático; y altamente regresivo, y que probablemente contribuya a las presiones inflacionarias.

El exasesor económico principal de Obama, Jason Furman, dijo que el rescate de préstamos estudiantiles de Biden es similar a arrojar “gasolina en el fuego inflacionario.

Y tienen razón. Sorprendentemente, los Demócratas que quieren que el gobierno federal cancele los préstamos estudiantiles están ignorando el hecho de que aumentará le costo de las matrículas y potencialmente perjudicará a los que están en los niveles más bajos.

Para muchos prestatarios de bajos ingresos, lacancelación de la deuda de $10,000 tendría un “impacto nulo en los pagos mensuales de sus préstamos estudiantiles.”

Al mismo tiempo, cancelar la deuda estudiantil es un regalo para los ricos, algo que en última instancia debería sellar el destino de los Demócratas en las elecciones de noviembre y más allá.

De acuerdo con el modelo de presupuesto de Penn Wharton,la mayoría de los beneficios se destinarían a los hogares en el 60% superior de los ingresos.

Las políticas de préstamos estudiantiles de los Demócratas también “beneficiarían desproporcionadamente a los estudiantes que asisten a universidades privadas de ‘élite’.” No olvidemos que Biden y los Demócratas dicen constantemente que los ricos deben “ponerse de pie y pagar” su “parte justa.

Claramente, eso es una mentira. Cancelar la deuda estudiantil empeoraría la desigualdad económica.

Esto no solo socava la credibilidad de los Demócratas en todo lo que digan sobre el supuesto apoyo a la clase trabajadora estadounidense. También muestra lo corruptos que son.

Los Demócratas de extrema izquierda en el Congreso, que apoyan la cancelación de la deuda estudiantil, incluidos los representantes Alexandria Ocasio-Cortez, Jamaal Bowman, Rashida Tlaib e Ilhan Omar, resultarían directamente beneficiados si Biden cancela la deuda estudiantil. Lo mismo con al menos 200 de los ayudantes de Biden, que tienen deudas por concepto de préstamos estudiantiles.

La gota que colmó la copa es que el plan de Biden es un “mecanismo de uso único” que no aborda el problema de raíz del alto costo de la educación. Pueden pensar que con él se están ganando los votos de los Demócratas, especialmente entre los estadounidenses más jóvenes, al cancelar deudas por millones.

La verdad es que los Demócratas tendrán poco de donde agarrarse, de cara a noviembre, con los salarios reales bajos, los precios de la gasolina por las nubes y las familias ansiosas por el estado de sus finanzas.

Los estadounidenses son más inteligentes de lo que los Demócratas creen que son. Una encuesta de CNBC ya concluyó que al 59 por ciento de los estadounidenses les preocupa que la condonación de préstamos estudiantiles empeore la inflación. Y solo el 38 por ciento de los jóvenes estadounidenses apoya la cancelación de la deuda de préstamos estudiantiles.

Si había alguna duda de que Biden y los Demócratas son el partido de las élites ricas, ya no la hay. El rescate de préstamos estudiantiles de Biden es una prueba positiva de eso. Son corruptos, mentirosos y merecen que votemos en las elecciones de noviembre para enviarlos de regreso por donde vinieron.

Ronna McDaniel, Presidenta del Comité Nacional Republicano, RNC

(Visited 1 times, 1 visits today)

Tambien podría estar interesado en

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.