Volkswagen Atlas Cross Sport demuestra que las apariencias si importan

El Volkswagen Atlas Cross Sport debutó el año pasado como un crossover mediano de cinco pasajeros. Ligeramente más corto y elegante que la versión de mayor tamaño, el Volkswagen Atlas de tres filas y siete pasajeros.

UniVista TV WEB/Roger Rivero

El cómodo Atlas Cross Sport tiene la encomienda de atraer a los compradores que están dispuestos a renunciar a un poco de practicidad, por un paquete más moderno. Hay muy pocos cambios en el 2021 ya que este modelo fue introducido hace solo un año. Todos los modelos SE y superiores obtienen un sistema de información y entretenimiento actualizado, y todos los modelos SEL y superiores obtienen dos nuevas funciones de asistencia al conductor llamadas Travel Assist y Emergency Assist.

Desde afuera y por dentro

Basado en el Atlas de forma cuadrada y poco aerodinámica, el Volkswagen Atlas Cross Sport 2021 adopta un diseño más desenfadado, perdiendo una fila de asientos en el proceso. Sin estos asientos en la parte trasera, la línea del techo del Cross Sport cae antes, y la puerta trasera puede tomar un ángulo más agresivo, similar al del Audi Q8. Es sin dudas más atractivo que el Atlas de aspecto más serio.

No tiene la arrogancia que emana de otros SUV de su tamaño, sobre todo los recién llegados de Corea, que reclaman más la atención, pero con llantas de veinte pulgadas, techo inclinado, una parte trasera rechoncha y frente robusto revisado, el Atlas Cross Sport posee innegable presencia.

Bajo todos estos cambios de estilo, el Cross Sport es puro Atlas. La longitud total ha bajado un par de pulgadas, pero la distancia entre ejes permanece igual.

El interior presenta un estilo minimalista y moderno. Encontramos variedad de texturas que incluyen materiales suaves y tapicería de cuero sintético en toda la consola, con algunos plásticos duros en zonas mas bajas.  La calidad de construcción es excelente, como podríamos esperar de Volkswagen.

La visibilidad es excelente y los asientos cómodos y de buen soporte tanto al frente como para los pasajeros. Con uno de los asientos traseros más grandes de la clase y destinando 40.4 pulgadas para estirar las piernas, tres pasajeros no tendrán problemas para acomodarse para viajes largos. Detrás del asiento trasero hay 40 pies cúbicos de espacio de almacenamiento, que es un número entre los más altos de crossovers de tamaño mediano.

A velocidad crucero en la autopista el Atlas Cross Sport es un excelente crucero, silencioso y cómodo para travesías de larga distancia.

Equipamiento y seguridad

El Cross Sport presenta una lista idéntica de tecnología de ayuda al conductor estándar y opcional que el Atlas más grande. El equipo estándar en todos los Atlas Cross Sport se agrupan en “Front Assist”, que es el nombre de VW para el frenado automático de emergencia, que puede detener al SUV mediano si detecta un automóvil detenido o un peatón en su camino.  Adicionan además alerta de tráfico trasero, monitoreo de punto ciego y un punto de acceso Wi-Fi.

Mi Atlas Sport de prueba también incluía Volkswagen Digital Cockpit, luces altas automáticas, control de crucero adaptativo, asistente en caso de embotellamiento, y visualización de señales de tráfico. El Digital Cockpit me permitió hacer cambios y personalizar la pantalla, pero en cada ocasión que prendía el auto, el elemento central se cambiaba para el mapa, lo que me resulto incómodo.

Android Auto y Apple CarPlay están disponibles y puede usarlos sin cables. Por alguna razón las llamadas telefónicas no se proyectaron en la pantalla, pero son molestias tolerables. Tampoco quedé totalmente contento con el “IQ Drive”, la suite de manejo semi automático. Mantiene muy bien la distancia entre autos, pero no hace tan buen trabajo conservando el Atlass dentro de las líneas marcadas en la carretera, y solo puedes retirar las manos del volante por unos 10 segundos. Tecnologías similares de Chevrolet o Hyundai hacen mucho mejor trabajo.

En la carretera 

Hay dos motores disponibles para los compradores de Atlas Cross Sport: uno turbo alimentado de cuatro cilindros de 2.0 litros y un V6 de 3.6 litros, cada uno acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades. Se puede tener en la configuración de tracción delantera o en el sistema opcional de tracción total 4Matic de Volkswagen.

El motor base de cuatro cilindros turbo alimentado de nuestro auto de prueba funcionó mejor de lo que esperábamos, superando ampliamente lo que sugieren sus 235 caballos de fuerza para un auto que pesa casi 4,500 libras o 2,000 kilogramos. La salida desde cero sucede casi sin demora, y el turbo compresor le da al motor un impulso generoso a niveles de revoluciones (rpm) bajas y medias, cuando el conductor necesita una aceleración fuerte. La transmisión de ocho velocidades cambia sin sobresalto en la mayoría de las ocasiones, con alguna que otra “patadita” aquí y allá.

La capacidad de remolque con el motor más pequeño es de 2,000 libras o 907 kilogramos, subiendo algo más del doble para el motor mas grande de V6. Si no cree que necesitará remolcar grandes cargas, el motor pequeño y menos cotoso hará un buen trabajo.

La suspensión se siente más en el lado firme, pero adsorbe bien las imperfecciones más grandes de la carretera. A pesar de llevar “Sport” o deportivo en su nombre, no pudiéramos considerarlo como tal. Si bien lo notamos estable y compuesto en las pruebas de curvas a pesar de su peso, más bien la sensación de manejo es un poco vaga y algo complicado de maniobrar en espacios angostos. En carreteras abiertas se comporta silencioso y bastante apacible.

La economía de combustible es prudente para un SUV mediano. El motor más pequeño logra 21 millas por galón (mpg) en ciudad y 24 en autopista, que serían 11.21 o 9.8 litros por cada 100 kilómetros respectivamente. Con el modelo en V6 la economía sufre algo como es de esperar.  18 mpg en ciudad y 23 en carretera para un promedio de 20.5 millas por galón o 11.47 litros cada 100km. En esta categoría competidores como el Honda Passport, también con seis cilindros, obtiene 22.5 mpg.

Para escoger

Recordemos que el Volkswagen Atlas Cross Sport es una versión menos costosa y separada del Atlas a secas de tres filas de asientos. Para elegir un Cross Sport tendrá que decidir entre los ocho niveles de equipamiento disponibles; S, SE, SE con tecnología, SE con tecnología R-Line, SEL, SEL R-Line, SEL Premium y SEL Premium R-Line. Todos los modelos Atlas Cross Sport vienen de serie con tracción delantera; la tracción en las cuatro ruedas es opcional.

El precio inicial del modelo más económico S es de $ 32,050.  Un SEL Premium R-Line podría estar rozando o sobre los $ 50,000 dólares, dependiendo de las opciones. El Atlas Cross Sport SE quizás sea una buena opción por $ 35,400, pero me inclinaría más por el SE con tecnología por$36,245

Como cualquier categoría de SUV aquí no faltan competidores. El ya mencionado Honda Passport, el nuevo Toyota Venza, Ford Edge o Chevrolet Blazer por solo mencionar algunos.

Concluyendo

Tiene elementos suficientes el nuevo VW Atlas Cross Sport para encontrar compradores. La voracidad del consumidor por este tipo de autos ayuda, pero por su diseño atractivo, espacio de carga segundo de nadie y comodidad en cualquier asiento, lo convierten en una opción distinguida. La correlación valor precio incluso aumenta por la generosa garantía de Volkswagen.

Roger Rivero es un periodista independiente, miembro de NAHJ, la Asociación nacional de periodistas Hispanos y de NWAPA, la Asociación de periodistas automovilísticos del noroeste. Los vehículos son proporcionados por los fabricantes como préstamo por una semana para fines de la reseña. De ninguna manera los fabricantes controlan el contenido de los comentarios.

(Visited 4 times, 1 visits today)

Tambien podría estar interesado en

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *